30 junio 2008

Soja

Aspectos a considerar

La soja hoy representa un alto porcentaje entre las ocho materias primas más importantes del mundo, y esto se debe a la gran variedad de productos que se pueden realizar a base a esta oleaginosa y al alto valor proteico que tiene.

En la última década el mercado de la soja se duplicó, convirtiéndolo en el producto agrícola de mayor crecimiento a nivel mundial, ya que se estima que a este ritmo la demanda para el año 2020 será de unas 300 millones de toneladas, casi un 30% de lo producido actualmente. La Argentina aprovechando este contexto ganó posiciones en el mercado, multiplicando su cosecha, en solo diez años, de 15 a 45 millones de toneladas, convirtiéndose en el principal exportador de productos del complejo sojero (semillas, pellets de harina proteica y aceites), y consagrándose además como el primer rubro exportable de toda la economía nacional.

La soja es nativa del norte y centro de China y en América fue introducida por Estados Unidos en el año 1765. Sin embargo su gran expansión se inicio en 1840. En Brasil fue introducida en 1882, pero su difusión se produjo a principios del siglo XX. En la Argentina las primeras plantaciones de soja se hicieron en 1862, pero no encontraron eco en el campo argentino. En 1909 se comenzó a ensayar en distintas escuelas agrícolas argentinas el cultivo de la soja, pero recién para 1965 se intensificaron los trabajos de investigación sobre el tema.

Los principales países productores son por orden de importancia, Estados Unidos, Brasil, Argentina, China, India, Paraguay, Canadá y Bolivia, reuniendo los tres primeros casi el 75% de la producción mundial. Con respecto a los países importadores, China y la Unión Europea figuran a la cabeza, seguidos por Japón y México.

Aves, cerdos, vacunos, peces producidos en granjas acuícolas, faisanes y mascotas, consumen hoy el 90% de la soja que se produce en el mundo. Pero en los últimos tiempos la soja comenzó a penetrar en la dieta occidental. Varios estudios lo aseguran al mostrar que las bebidas de soja fueron el producto alimenticio de mayor crecimiento en los últimos años. Parte de esto es que en una hectárea de soja se puede producir suficiente proteína para alimentar a una persona por 5.500 días, mientras que la carne producida en la misma área lo hace por no más de 300 a 600 días.

Para tener en cuenta el crecimiento de la demanda que puede llegar a seguir teniendo la soja en el futuro, hay que enfocarse en la producción de biocombustibles, específicamente el biodiesel, ya que esto ocasionaría el reemplazo de las fuentes tradicionales de energía a nivel mundial.

Análisis al 01/07/07

Con China, siendo el principal importador mundial, ya que consume el 25% de la soja del mundo, creciendo a una tasa constante del 9% era de esperar que el rally alcista en el precio de la soja no se detenga. El precio creció un 70% en lo que va del año pasando de u$s 270 a u$s 450 en estos últimos seis meses, reflejo de la importancia que este producto está teniendo para la economía mundial, pero también como consecuencia de que muchos fondos de inversión están haciendo subir el precio como protección de sus ahorros.

Por eso, si dejamos de lado el factor China, existe otro importante indicador para la suba espectacular de la soja, y es el importante debilitamiento que mostró el dólar en los últimos 6 años, ya que si se considera el precio de la soja en euros, se puede ver, que con € 0.7 = u$s 1, el precio solo subió en 6 años alrededor del 25%.

Aunque algunos analistas no lo consideren, nosotros pensamos que una caída en la economía norteamericana perjudicara a los commodities, y para esto la mirada se va a centrar en el grado de relación que tiene esta economía con la China. El 48% de las exportaciones de China tienen como destino los grandes mercados de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, por lo que su sector externo es sumamente sensible a lo que ocurra en los países desarrollados. Adicionalmente, el consumo del país oriental representa entre el 20 y el 40% de la demanda mundial de materias primas, tales como cobre, combustibles, aluminio, acero, arroz y, por supuesto, soja. Por lo tanto se podría esperar que ante una eventual desaceleración de la economía de EE.UU., también disminuya el crecimiento económico Chino, y por ende, el precio de la soja baje, perjudicando de esta manera el superávit fiscal argentino.

La economía se mueve por ciclos y el último ciclo de una expansión económica es el aumento en los precios de las materias primas para preservar los fondos obtenidos de este crecimiento, que es justamente lo sucedido en los últimos 2 años. Después como causa de la inflación por la suba de las materias primas, llega la suba de tasas y la baja de los commodities.

Tampoco hay que dejar de lado que justamente por esto, el mercado de granos recibió en los últimos años fuertes apuestas especulativas de fondos de inversión que se ofrecieron a los inversores como un vehículo para escapar a la debilidad del dólar, lo que ayudó a inflar los precios en una proporción que nadie se anima todavía a estimar.

Por eso, haciendo referencia al análisis consideramos que ya seria tarde para posicionar una gran parte de la cartera a activos relacionados con la soja, porque se podrían venir tiempos de turbulencias para los precios. Igualmente si el inversor considera que el riesgo es adecuado a la renta esperada convendría posicionarse en acciones como Molinos, Cresud y Agrometal, o ETF de soja en caso de querer posicionarse en forma directa en este activo. Por lo tanto, igual que con el Petróleo, consideramos la inversión en este tipo de activo como una inversión de riesgo moderado a agresivo. Puede formar parte de una cartera de inversión de un inversor de perfil moderado en un 20% como máximo y de un 35% en la cartera de inversión de un inversor con un perfil agresivo.

Análisis al 01/07/08

La soja siguió subiendo a lo largo del 2007 llegando a precios record que no se registraban desde el tope histórico de 1973, siendo igualmente en ese momento una oleaginosa más que no tenía el peso en la economía que tiene hoy. El precio paso de u$s 270 a principios de 2007 a u$s 470 a principios de 2008, situándose en estos momentos en los u$s 595 por tonelada, su maximo histórico.

Mucho vaticinaban, el caso de Goldman Sachs es uno de ellos, que la soja tenia potencial para subir otro 30% en el 2008. Los argumentos eran la debilidad del dólar, el aumento que podría tener el petróleo que harían subir los costos de trasporte, el saber que los commodities son un refugio contra la inflación, que podría haber fuertes caídas de los stocks mundiales de soja, el temor a que fracasen las cosechas, el refuerzo a la política de biocombustibles con la ley sancionada en Estados Unidos, el persistente incremento del consumo mundial y el persistente incremento de la importación china.

Si miramos lo que sucedió, podemos ver que el dólar no se siguió debilitando fuertemente como estaba previsto, que la inflación en las principales economías mundiales esta recortando sus previsiones de crecimiento, al igual que el consumo, y China con un mundo en decrecimiento es muy difícil que pueda seguir importando soja como lo venia haciendo hasta ahora - su bolsa parece que lo viene anticipando, ya cayo un 50% desde principios de año - . Con respecto a los biocombustibles, estos son una de las razones validas para creer en una suba sostenida y real del precio de la soja, debido a su importancia, pero también hay que tener en claro que una suba tan importante del precio de la soja haría inviable la casi totalidad de los proyectos. El Petróleo fue el único activo que siguió subiendo como se venia previendo, aunque sinceramente no esperabamos tal suba, lo que encareció el precio del transporte de esta oleaginosa.

Como parte de la especulación que están sufriendo los commodities podemos citar lo que paso el martes 27 de febrero de 2008 en donde el precio del trigo en Chicago llego a bajar u$s 99 en una hora de rueda, para luego recuperar u$s 62 quedando a u$s 459, solo u$s 13 por encima de su anterior valor. En un día tuvo un mínimo de u$s 347 y un máximo de u$s 508!. Aunque muchos operadores, ante estos movimientos, no tienen una explicación, algunos argumentan que los altos precios hacen que cualquier operación fuerte de venta o compra haga saltar los precios de esta manera ya que hoy casi el 40% de las operaciones las hacen personas que no tienen relación directa con este producto, es decir, que no son compradores directos, sino especuladores o fondos de cobertura.

Parte de esto para nosotros sucede porque ahora es mucho mas sencillo comprar y vender posiciones en este tipo de activos, en donde la demanda hace subir el precio ante una oferta difícil de incrementarse en la misma medida. Todos los commodities estuvieron subiendo en los últimos años de manera increíble a medida que el dólar y la tasa de interés norteamericana bajaban, producto del enfriamiento de su economía. Con los bonos sobrevaluados y las ganancias de las acciones en baja, no quedaban muchas alternativas de inversión.

Algunos datos así lo confirman, según la asociación de la industria de futuros el numero de contratos agrícolas subió en un año el 37% y el New York Mercantile Exchange, que es la bolsa de futuros y opciones de commodities mas grande del mundo, convalida un record de 1.7 millones de contratos al año, avivando un alza del 163% frente al año previo en el volumen de transacciones electrónicas. El monto en el volumen de fondos de materias primas (ETF) hoy abarcan casi u$s 30.000 millones en bienes, un 90% mas que hace un año!

Con respecto al informe de Goldman Sachs, no ha de sorprendernos que vaticinen precios mayores, ya que quizás lo hacen para ir vendiendo sus posiciones. Porque como vemos, a medida que los precios de las materias primas suben, las barreras para invertir en ellas bajan, haciendo que los inversores más chicos y desprotegidos puedan ahora invertir en este tipo de productos con los precios en máximos.

Como conclusión, nosotros no recomendamos tener un gran porcentaje de la cartera en soja por el momento, hasta que no se sepa con claridad que hará EE.UU. con su tasa de referencia, ya que visto los niveles de inflación a los cuales se esta acercando, creemos que la tasa podría volver a subir en el mediano plazo. Solo es recomendable invertir en estos niveles de precios para aquellos inversionistas con un perfil agresivo que apuesten a una última suba en el precio de este commoditie el 20% de su cartera, y para los inversionistas con un perfil moderado, no mas del 10%. Con respecto al tipo de inversion, solo recomendamos ETF de soja, dejando por ahora las acciones Argentinas del sector de lado, por los acontecimientos que son de público conocimiento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor, lea y difunda un blog que muestra el modo en que el Matrimonio Kirchner ejerce el terrorismo de estado en Argentina. www.elterrorismodeestado.blogspot.com

¡Gracias!

Bull Spread - blog dijo...

Le agradezco su comentario, pero este no es un blog de índole político, sino mas bien, un blog que trata de ayudar a las personas a tomar decisiones financieras. Saludos.