06 noviembre 2009

Niño Rico, Niño Listo

A modo de continuar con el post “Finanzas para Niños”, en esta serie de post haremos un resumen muy breve con los principales puntos que para este blog son remarcables del libro de Robert KiyosakiNiño Rico, Niño Listo”.

El concepto del libro es que los padres les enseñen a sus hijos, desde una edad muy temprana, la manera de relacionarse con el dinero pero desde una perspectiva distinta a la que se enseña en el colegio. Una perspectiva que les permita tener poder sobre el dinero, en vez de ser esclavos de este.

Comencemos.

Capítulo 1 – Todos los niños nacen ricos e inteligentes.

El libro comienza diciendo que los niños pueden aprender desde chicos a pensar como pobres o a pensar como ricos, todo depende de cómo se les enseñe, y argumenta que la verdadera inteligencia financiera consiste en saber que es lo apropiado hacer en cada momento, en vez de centrarse solamente en saber simplemente que es lo correcto o lo equivocado.


¿Qué quiere decir con esto? En que no hay una respuesta correcta o equivocada en cuanto a la manera de hacer negocios y generar un ingreso, ya que todo depende del momento, del contexto, y de la personalidad de cada uno.

Capítulo 2 – ¿Es su hijo un genio?

Todos los niños nacen genios, todos los niños aprenden muy rápido los primeros años de vida. El problema es que la mayoría después pierde esa “gran” inteligencia según pasan los años, porque no se los sigue educando de la misma manera –se los va limitando-, o porque el modelo de vida que ven no los motiva para seguir desarrollando sus habilidades innatas o desarrollar habilidades financieras que les permitan ser libres económicamente.

Explica que hay una confusión entre el coeficiente intelectual, la inteligencia y la riqueza. Un coeficiente intelectual elevado no está relacionado con mayor riqueza ni con una mayor inteligencia. Un coeficiente intelectual elevado no quiere decir que una persona necesariamente sea más inteligente que otra, sino que aprende de otra manera. Aprende mas leyendo que haciendo, mientras otras personas pueden aprender mejor haciendo y probando, que estudiando. El CI mide la capacidad de las personas para leer y escribir, pero se olvida de todo los demás ingredientes que necesita una persona para desarrollarse y ser “exitosa”. Deja de lado la parte artística, la deportiva, la social, relacional, etc.

También da a conocer lo que él llama el “coeficiente intelectual financiero”, que no es cuanto dinero ganás, sino cuanto conservas y que tan duro trabaja ese dinero por ti. Esto permite tener mas libertad, felicidad, salud y más opciones a la hora de elegir el modo en que cada uno quiere vivir su vida. La riqueza, desde este punto de vista, no es cuanto dinero se tiene, sino de cuanto tiempo libre se tiene, ya que a mayor tiempo libre, mayor riqueza –negocios- se pueden generar.

A partir de este concepto deja dos ideas claras:
1 -“La riqueza es mental”.
2- “El dinero no hace a la felicidad”.

Indica a los padres que si quieren que sus hijos se desarrollen plenamente, ellos deben encontrar la clase de inteligencia que sus hijos poseen y el modo en que cada uno de estos aprende. Obvio que para esto hay que descartar a la escuela, ya que la enseñanza tradicional solo enseña el método verbal-lingüístico y no enseña la forma en que se crea el dinero.

Capítulo 3 – De poder a sus hijos (antes que dinero)

- Terminar con el mito que una buena educación es lo único necesario para hacerse rico.

– La riqueza y el modo de verla se transmiten de padres a hijos.

– El dinero proviene de las ideas. Las ideas dan poder. La gente pobre, tiene ideas pobres.

- Cuanto más se necesite al dinero, menos poder se tiene sobre el dinero.

- Hay que crear dinero, no trabajar por dinero.

En este capitulo enseña a que los niños vayan construyendo sus formulas ganadoras.

La formula ganadora es la idea que tiene un niño de cómo sobrevivir o ganar en el juego de la vida. Esta idea se comienza a desarrollar a partir de los 9 años de edad aproximadamente, dependiendo de lo que ve el chico en sus padres y en la educación que recibe.

Esta formula ganadora es independiente de cada persona, debido a que lo que puede servirle a un niño, puede no servir a otro; al igual que la formula ganadora que tiene un padre, quizás no sirva para su hijo.

Para entenderlo mejor. La formula ganadora de
Lionel Messi es jugar al fútbol. Los padres de él vieron esto cuando era pequeño, por eso se mudaron a España para poder costear su tratamiento y que pudiera siguiera jugando a fútbol –Obvio, que el Barcelona FC también lo vio-.

¿Qué quiere decir esto? Que los padres tienen que buscar la formula ganadora de sus hijos, sea la que sea, y por mas que esta formula no esté en sintonía con la formula ganadora que ellos tienen –padres- o que ellos pretenden –padres- . Decimos esto porque muchos padres proyectan en sus hijos lo que ellos no pudieron ser o en contrapartida, quieren que sus hijos sigan el camino que ellos siguieron.

Indica también que uno de los problemas más comunes es que la formula ganadora se vaya “gastando” con el tiempo. El caso de Messi también puede resultarnos como ejemplo. ¿Messi podrá seguir jugando al fútbol como lo hace ahora a los 40 años? No. Por lo tanto cuando llegue a esa edad, tendrá que cambiar su formula ganadora.

Dice que uno como padre tiene que moldear, nutrir y proteger las percepciones que su hijo tiene de sí mismo. Hay que brindarle seguridad. Hay que darle poder antes que dinero. Hay que hacerlo sentir seguro para que sepa a donde quiere ir y lo que quiere hacer, ya que si no lo hace sentirse fuerte mentalmente, todo la educación y el dinero del mundo no lo hará rico ni exitoso.

No hay que enseñe a los hijos a decir “No puedo pagarlo”. Enséñele a decir “Como puedo pagarlo”. La primer percepción cierra la mente, la segunda, la abre.

Enséñele a sus hijos a aprender de los fracasos, al ser estos también parte de los negocios. El que fracasa está intentando progresar, en cambio el que no fracasa, es porque no se arriesga. El que no se arriesga por miedo a perder dinero, nunca logrará su independencia financiera.

continuará...

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hablando de CI, si existiese alguien con la formula magica para hacerse rico, sinceramente creen que ese alguien va a publicar su formula en un libro?

Alexis dijo...

No deja de ser curioso que una persona que no tenga hijos, de consejos sobre como educar a sus hijos financieramente.

Jorge dijo...

Este articulo me recordo un episodio de un film famoso "I mostri" 1963 con Ugo Tognazzi. Espero se entienda porque es en Italiano.

http://www.youtube.com/watch?v=bBAT4BWI75c

Anónimo dijo...

Creo que es importante darles a los chicos las herramientas como para que puedan entender el funcionamiento del sistema financiero. Yo lamento mucho no haber tenido esas herramientas y haber tenido que aprender a los porrazos.
Pero también creo que lo más importante es que entiendan la relación entre una determinada actividad y su recompensa, sea económica o moral. Lo peor que puede hacer un padre es separar al hijo de las consecuencias de su accionar. Una vez que uno entiende que todo accionar tiene consecuencias, empieza a informarse más antes de actuar y eso sin duda los va a llevar a tratar de entender lo que están haciendo antes de hacer una inversión o gastar plata. Hay que darles poder para que decidan lo más posible dentro de su edad y dejarlos lidiar con lo que pase (dentro de los límites de la seguridad, claro). En otras palabras, tienen que usar su libertad para aprender que la plancha quema a tiempo como para que la lección les sirva de por vida (y no solamente para cuestiones de plata). No todos los chicos nacieron para ser millonarios. Nuestra civilización no está pensada para que todos sean ricos, pero si yo fuera ministra de educación pondría en el programa obligatorio que TODOS los chicos tienen que aprender a calcular interés y simular distintas posibilidades para qué hacer con una pequeña cantidad de dinero. Hace poco Malcolm Gladwell sacó otro libro que se llama Outliers que habla de las condiciones necesarias para el éxito en distintas culturas. Según él hay muchos factores, el CI es sólo uno de ellos y no necesariamente el más importante. El más importante parece ser la OPORTUNIDAD aprovechada por una persona cuya educación fomentó las condiciones necesarias para andar bien en una actividad, sea la ciencia, las finanzas o la agricultura. Casiopea.

Lucas.- dijo...

"La gente pobre, tiene ideas pobres."


Excelente.

Anónimo dijo...

es en sobre manera interesante saber que quien escribio este libro, segun sus propias palabras, no invierte el dinero que gana escribiendo libros y brindando conferencias, como el lo recomienda,

Eduardo dijo...

La gente pobre tiene ideas pobres, gran verdad, entones si instalas un negocio en un lugar pobre cosecharás pobreza lo que quiere decir que el éxito de la educación del niño tiene que ver con las relaciones interpersonales o el ambiente donde las desarrolla que es la clave del éxito de una sociedad y en definitiva del país entero. Cuidar esta etapa inicial es el gran desafió de una nación y el respeto a las jerarquías del conocimiento debe ser uno de los bastones más importantes de la democracia y su progreso.

En realidad se trata de generar dinero que se transforma en riqueza y valor, desafío que nuestro país no quiso afrontar por que en este desafío los gobiernos tienen la obligación de orientar, promover condiciones favorables, y la comunidad el conocimiento a la de crear, organizar, planificar y exigir si es necesario la atención de sus obligaciones por parte de aquellos que han sido designados por la voluntad nacional.
En estos niños recaerá por razones de edad el grueso de la responsabilidad, de impedir que la sociedad argentina caiga y se refugie en una suerte de nueva edad media.

Por eso espero que este tema expuesto sobre los niños y jóvenes sirva de reflexión para entender por que hay países pobres y otros exitosos.

Estoy totalmente de acuerdo con Casiopea, se debería incorporar finanzas personales en los programas educativos para todas las edades.

Anónimo dijo...

No estoy segura de que solamente la gente pobre tiene ideas pobres. He conocido cada rico....Casiopea.

Bull Spread dijo...

Obvio que no Anónimo. Pero tenga en cuenta que no existe una formula mágica para hacerse rico. Hay que sacarse esa idea de la cabeza.

Es raro Alexis. pienso lo mismo. Pero porque no?

Gracias por el aporte Jorge. Entendí poco, pero agarre el concepto!

Me parece que se confunde el concepto de riqueza Cassiopea. Rico no quiere decir tener mucho dinero para Kiyosaki, sino de ser libre financieramente.

Ese ultimo libro de Malcolm Gladwell parece muy interesante –voy a leerelo-. Apropósito, estuve leyendo "Tipping point", pero no me pareció tannnn bueno. Tiene cosas interesantes que se pueden aplicar a Internet, pero esperaba más. No sé.

Igualmente coincido plenamente con vos. Las finanzas personales tienen que ser obligatorias en los colegios. Pero también al sistema no le conviene... ¿lo pensaste eso?

Es una concepto Interesante Lucas, y no hablando de dinero solamente.

No entiendo tu comentario Anónimo.
Vos decís que Kiyosaki no invierte en lo que recomienda? No entiendo.

No estoy tan seguro Eduardo. Vos conoces "La Salada" en Argentina? Muchas veces crear negocios para los pobres genera mas ganancias.

En lo que sí estamos de acuerdo es que a los gobiernos populistas no le convienen que los niños –ni las personas- sean independientes financieramente...

Cassipoea, yo también conozco muchos ricos con ideas pobres. Pero esas personas, ¿Son realmente ricas?

Anónimo dijo...

Si la definición de riqueza es ser independiente, entonces estoy de acuerdo.
De acuerdo con los libros de Gladwell no son de Pulitzer, y no siempre concuerdo con lo que dice (algunas cosas directamente me parecen taradeces). Pero también tiene algunos conceptos muy interesantes. Casiopea.

Eduardo dijo...

Entonces el ser es libre cuando logra la libertad financiera y por ende tendrá libertad de pensamiento con una gran capacidad de razociño propio.
Coincido que a los gobiernos populistas no les conviene que sea de esa manera, ¿pero en realidad no se equivocan?, ¿o acaso a muy largo plazo el perro no se termina mordiendo la cola perjudicándose todos?.
El dar de comer en la mano, llámese asistencialismo (aquí no hay libertad financiera y además se la niegan), me hace recordar algo que si no me equivoco está dentro de la teoría del modelo keynesiano en que contempla que sí debe existir la ayuda para los que no la tienen pero…“el dinero que es entregado en ayuda se debe colocar entro de una caja y enterrarlo dos metros bajo tierra y luego darles una pala”. El concepto que se extrae es que de cada logro del ser humano indudablemente existe detrás un cierto sacrificio, un modelo de educación.