02 diciembre 2010

Psicología del trading.

"El que vive de la esperanza, muere ayunando". (Benjamin Franklin)

Se ha dicho que el camino al infierno está empedrado con buenas intenciones y en ningún sitio es esto más cierto que en el mundo del trading.

Todavía tengo que encontrarme con un individuo que comenzase a operar con el objetivo de perder dinero. La intención de todo el mundo es más bien la contraria y lo primero que hace la gente cuando entra al mundo del trading es abandonar lo que les ha funcionado bien en el pasado. El problema es que las tácticas que alguien pueda utilizar para conseguir sus metas en la vida no funcionan en el trading y son de hecho uno de los principales motivos de que fracasen.

Aunque el buen juicio es crucial para un individuo que quiera subir por la escalera corporativa o comenzar una empresa, ya hemos visto por qué el «buen juicio» no funcionaba en medio de la operación con TASR. Esto nos lleva a lo que debe ser la lección más dolorosa que jamás haya sido infligida en la naturaleza optimista de la especie humana: las tácticas que una persona utiliza para conseguir sus metas en la vida no funcionan en el trading y de hecho son una de las principales causas de que los traders fracasan.


La determinación, el pensamiento positivo y la tozudez que hacen que la gente tenga éxito en otras áreas de su vida simplemente les predispone a que les destrocen en los mercados. Éste es el tipo de traders que se aferran obstinadamente a su posición perdedora, añadiendo a medida que baja, utilizando técnicas de pensamiento positivo para visualizar como al final este fiasco se convierte en una operación ganadora. Me da igual cuántas cintas de Tony Robbins escuchasen los empleados de Enron; no van a hacer que sus acciones vuelvan a los $90 por acción. El trader que no sea consciente de este fenómeno está destinado a fracasar desde el comienzo.

Esto no quiere decir que una persona no deba ser positiva acerca de su capacidad de terminar siendo un buen trader.

En absoluto. No obstante, a un trader le irá mucho mejor asumiendo que cada operación que haga va a fracasar. De esta forma aprenderá a centrarse en protegerse de las pérdidas. Los beneficios se cuidan ellos solos. Sea positivo en la vida, pero pesimista sobre su próxima operación.

Los traders que «juegan a los mercados» con un marco mental orientado hacia cómo la sociedad recompensa y castiga los comportamientos «buenos» y «malos» están destinados a perder desde el primer día. Por ejemplo, es difícil «cortar las pérdidas» cuando existe la posibilidad de que el mercado vuelva al punto de entrada. Si vuelve al punto de entrada, el trader no es un «perdedor». Por lo tanto, según las normas de la sociedad, si los traders pueden cerrar una posición con una ganancia, entonces tienen «éxito». Esto lleva a quitar los stops «de vez en cuando» con la esperanza de salirse en el punto de entrada – para ser un ganador a los ojos de la sociedad (suspiro). Esto puede funcionar 10 veces seguidas, pero es esa única vez que no funciona la que tumba a los traders. Ese día en concreto, esos traders estarán entre los que causen un «movimiento en cadena» en los mercados al tiempo que, asqueados consigo mismos, golpean los teclados para cerrar una posición que está destrozando sus cuentas. Esta costumbre de quitar los stops, incluso si es sólo de vez en cuando, se ve reforzada por la creencia de la sociedad de lo que define un ganador frente a un perdedor. Esta costumbre destruirá la cuenta de un trader más rápidamente que cualquier otra cosa. Al utilizar un stop físico y respetarlo, el trader tiene al menos una oportunidad de ganarse la vida con esto. Si no pueden hacer al menos esto, no lo conseguirán como traders. Punto.

Lo que les ocurre a los traders al comienzo es que entran en un ciclo en el que se consideran buenos traders los días en que ganan dinero y malos traders los días en que lo pierden. Ésta es una reacción común que les ha sido inculcada en base a los principios que se aplican a la sociedad en general. Al fin y al cabo, sacar todo sobresalientes quiere decir que un estudiante ha triunfado, mientras que sacar suspensos quiere decir que ha fracasado, ¿verdad? Si sólo pudiese recalcar una cosa en este libro, sería lo siguiente: el trading no tiene nada que ver con la sociedad en general. De hecho, los mercados están diseñados de forma que utilicen lo que las personas aprecien y valoren más para aprovecharse de ellas.

Los mercados prosperan tomando las reglas e ideales que rigen a la sociedad en general, haciendo una bola con ellos, pegándole fuego y a continuación haciéndosela tragar a un trader nuevo. Cualquier trader que no sea consciente de este fenómeno será manipulado como un pelele desde la campana de apertura.

La sociedad en general nos dice que perder dinero equivale a fracasar y que ganar dinero supone el éxito. El trader, tras un día en el que ha perdido dinero, inconscientemente piensa: «He perdido dinero. No puedo hacer esto. Si tan sólo hubiese quitado el stop, el mercado se habría recuperado y me habría salido en el punto de entrada – y todavía tendría una oportunidad». Así que lo que ocurre es que el trader comienza a buscar ocasiones en las que quitar su stop para no tener una operación perdedora. No en cada operación, por supuesto. Tan sólo en algunas.

¿Y cómo determinan los traders cuando hacer esto? Es fácil, simplemente utilizan su «buen juicio» cuando tienen una posición. Y ahí es exactamente cuando los traders profesionales entran a matar.

Esta fijación de la sociedad en el dinero atrapa a los traders en los hábitos que causan su ruina. Quitar un stop con la esperanza de salirse en el punto de entrada es uno de los peores hábitos que puede desarrollar un trader. Cierto, funcionará algunas veces, pero sólo hace falta que se convierta en un desastre una vez para perder la mitad de la cuenta o más.

Aunque el resto del mundo vea perder como algo malo, en el trading, las pérdidas pequeñas son el mejor indicio de éxito. Nadie que no se dedique al trading entenderá esto jamás, así que no pierda mucho tiempo explicándoles a sus suegros por qué haber perdido ayer sólo $2.000 es parte de su plan para triunfar. Sí, esto quiere decir que está haciendo su trabajo, pero mientras el sol salga por el Este, habrá personas que no lo entiendan nunca. Las únicas personas que entienden a los traders son otros traders. Personalmente, cuando estoy en una fiesta y la gente me pregunta que cómo me gano la vida, he descubierto que me es más fácil decir que soy un leproso. La gente al menos entiende esto y se solidarizan.

El desafío más importante para los nuevos traders es reprogramar sus cerebros para darse cuenta de que, en el trading, perder es ganar. El trabajo de un trader profesional es asumir pérdidas pequeñas. Punto.

La mayoría de los traders no se dan cuenta de que sólo hay unos pocos días al mes en los que se pueda obtener un gran beneficio. El resto del tiempo los traders están haciendo su trabajo si se mantienen a flote.
La idea consiste en mantener la cuenta de trading intacta para cuando vengan los grandes movimientos. Si el lunes algunos traders asumieron tres pérdidas pequeñas seguidas y terminaron el día en negativo, están haciendo su trabajo y tienen la oportunidad de ser traders profesionales de éxito, porque habrán conservado la mayor parte de su cuenta para utilizarla en uno de los pocos días en los que los mercados realmente se muevan. En eso consiste el trading. Consiste en que los traders se aferren a los parámetros que se han fijado y a los patrones que han decidido seguir.

No se trata de reacciones impulsivas y de operar en base al último comentario realizado en CNBC. Ese es el camino hacia la aniquilación en el trading.

FUENTE

1 comentario:

pancho dijo...

Hay un estudio muy interesante donde intenta averiguar de donde viene nuestro comportamiento irracional.

http://apurvadesai.com/2010/09/04/a-monkey-economy-as-irrational-as-ours-a-ted-talk-by-laurie-santos/

Enseniarion a unos monos a manejar dinero y tradear; terminaron tomando las mismas decisiones que toma un trader cuando esta en rojo.